Los sistemas de climatización a través de instalaciones de aire acondicionado son cada vez más comunes y necesarios en los hogares españoles.

Esto puede ser debido al aumento de la temperatura media en nuestro país, llegando a alcanzar un incremento de 1,6ºC en los últimos años según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en una publicación de julio de 2020.

Por esta razón, se ha experimentado un crecimiento de la demanda de instalación de sistemas de aire acondicionado dirigidos a hogares, locales comerciales y oficinas.

Un sistema de climatización de aire acondicionado permite modificar y regular la temperatura necesaria de un habitáculo, en época de altas temperaturas, como primavera o verano. Una instalación de aire acondicionado proporciona beneficios en el día a día de las personas, como son confort en la rutina diaria, debido a que permite adaptar una temperatura óptima, garantizando la calidad de vida, así como facilita una mejor concentración y rendimiento. Con respecto al bienestar, proporciona una climatización adecuada, que beneficia directamente a las personas más vulnerables a altas temperaturas como niños y personas mayores, desde el punto de vista de la salud, generando aire renovado y un ambiente húmedo y fresco.

Con respecto a las distintas instalaciones de aire acondicionado, existen diferentes tipos de sistemas de refrigeración, adaptándose a las necesidades de cada consumidor. En primer lugar, es importante diferenciar entre aire acondicionado por conductos y aire acondicionado de split. El primero, aire acondicionado por conductos, presenta una instalación final sencilla, discreta y elegante gracias a la instalación de rejillas y/o difusores. Y el aire acondicionado split, es uno de los sistemas de refrigeración más populares en el ámbito doméstico y comercial, siendo pequeñas máquinas que se colocan en una estancia del inmueble a través de donde se expulsa el aire frío, o caliente según se demande.

La tecnología de aire acondicionado inverter tiene como función, regular la velocidad del compresor, es decir, disminuye su velocidad y la aumenta hasta conseguir la temperatura deseada por el usuario. Cuando se enciende el aparato de aire acondicionado inverter, la máquina modula y permite alcanzar la máxima temperatura para lograr alcanzar los grados óptima con el mayor ahorro energético

Asimismo, una instalación de aire acondicionado permite la circulación del aire de la estancia, por lo que nos permite respirar un aire más limpio, gracias a la renovación de partículas. Como curiosidad, existen sistemas de aire acondicionado que incorporan funciones mejoradas, como menor nivel sonoro, alto rendimiento, menor consumo energético, función de auto limpieza y fltro purificador de aire, para garantizar la calidad del aire que se respira en la estancia.

El precio y consumo de una instalación de aire acondicionado en muchas ocasiones puede llegar a ser un inconveniente, pero este tipo de sistemas de climatización permiten hacer un uso eficiente e inteligente de la energía, controlado por red WiFi para optimizar el consumo. De hecho, la mayoría de los equipos de aire acondicionado incluyen ya mecanismo de ahorro energético.

Con respecto a la temperatura recomendada para un habitáculo es entre 22ºC y 25ºC, no llegando nunca a diferenciarse más de 12ºC con la temperatura del exterior.

Si quieres más información sobre los sistemas e instalaciones de aire acondicionado, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarte.

Solicite más información sin compromiso